jueves, 3 de noviembre de 2016

EL TIEMPO


Tiempo, esencial, atentos a él, en nuestras muñecas, paredes, televisiones, ordenadores. A las siete entras a trabajar, a las dos paras a comer, a las cinco sale el niño, a las seis empieza su serie favorita, a las nueve se cena y a las once a la cama. El tiempo y la vida de la manotictactictac ¿Dime cuánto tiempo te queda? Ni idea verdad. Quizás es eso, no sabes cuando tu tiempo se acabará.  
Padres, madres, hermanos, tíos o abuelos de repente una enfermedad os ataca, la sida, alzhéimer, parkinson, cáncer, da lo mismo. No tenéis solución posible, os está devorando día tras día, cada vez más rápido y el dolor más lento. Vas viendo que tu tiempo se consume pese a no tener noción del tiempo, no sabes ni en que jodido día mal vives. Te arrepientes, no has aprovechado tu tiempo con aquellos que debías hacerlo, sientes una culpabilidad que pesa mucho más que aquello que padeces, se puede observar en tus ojos. Ahora el interés por los tuyos crece, ahora te interesa lo que hacen, lo que crean, lo que sueñan, ahora te interesa todo, todo eso ahora cuando ves al de la guadaña tan cerca que puedes olerlo. No os diré con quién, con qué o haciendo qué debéis invertir vuestro tiempo, demasiada responsabilidad. Lo que sí os digo es que el día que veáis a la muerte espero que recordéis lo vivido y no lo que podrías haber vivido.
No pidas un minuto, no pidas más tiempo, nadie te lo dará.

Soy Victorinox, gracias por tu tiempo, me encanta consumir el vuestro gastando del mío. Que vaya bien, nos vemos, adiós. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario