jueves, 16 de junio de 2016

Frases de un niño de 9 años


Pese a parecer un ser sin sentimientos y con todas las ramificaciones nerviosas insensibles, debo reconocer que a ciertas personas les cojo algo de cariño, con el tiempo mi corazón se va ablandando, cosa que no es algo malo. 
Hace cosa de un año conocí a un pequeño chaval de 8 años con una fama, totalmente ganada, de inquieto, nervioso, hiperactivo, vacilón, etc, etc. Un niño que desde muy pequeño se ha criado en un mundo más adulto que él y que ha ido adquiriendo "conocimientos" avanzados sobre como hacer el mal. No es mal niño ni mucho menos, no se le ve maldad en lo que hace, creo que muchas veces es inconsciente de lo que puede ocurrir y se acaba arrepintiendo después. Tiene el alma de quedar por encima del resto de compañeros y no por ejercer un comportamiento ejemplar, por desgracia. Los enfrentamientos por ejercer el trono de gallo del equipo le han llevado a disputas sin sentidos, en las que el pequeño cabrón salía airoso y provocaba en mi una risa que debía ocultar. Debí apuntar cada una de las frases y comportamientos curiosos que llevaba a cabo, porque pese a tener una mente por encima de vosotros, no los recuerdo todos. 

En uno de los primeros entrenos, le corregía una acción que había hecho mal. Un compañero suyo iba a chutar, él al ver que ese balón podía impactar en su bello rostro, no dudó en seguir corriendo hacia delante pero dado media vuelta por si aquel balón le daba que fuese en la espalda. Le dije: Porque pasas de largo y te das la vuelta, debes aguantarle e intentar tapar el chute ¿Porque has hecho eso?. Me mira fijamente y dice:

"Es una larga historia"

Habíamos montado un ejercicio que empezaba en un cono naranja grande, el típico que pone la policía o los ayuntamientos, simplemente era una referencia para que esperaran allí. Todos tienen la manía de pisarlo, ponerse encima y muchos más métodos de tortura cónicos. Me giré y lo vi a él encima del cono y le digo: ¿Te ha hecho algo el cono para que lo pises? a lo que contesta:

"Se ha cagado en mi puta madre"

Estábamos en el campo los dos juntos y me dijo:

"Sabes que si la tienes enpiná chutas más fuerte y pegas más fuerte"

Estaban todos sentados en el banquillo y los estaba regañando porque no habían corrido prácticamente en el entreno, lo miro a él y le digo: No has hecho nada, ni siquiera has corrido, no estas ni sudado. Me responde:

"Si he sudado, me han sudado los huevos"

Está en el banquillo sentado y me llama con cierta urgencia y ganas de confirmación:

"Mira Víctor, a que esto son almorranas"
(era una pequeña irritación en el muslo debidos al sudor, quizás)

No todo han sido diabluras y palabras mal sonantes, es en esto que os voy a contar donde se ve el cariño que alberga. Le preguntaba sobre sus padre ya que al padre no lo veía mucho en el campo de fútbol, en cambio, con la madre eso no ocurría. Me dijo quien era su padre que aquel día justamente fue a verlo, también me señaló a su tío. Me contó que sus padres se habían separado hace poco, le dije que no pasaba nada y que si estaba bien. Me respondió que se peleaban mucho y que el lloraba pero que aunque algún día su madre o su padre estuviesen con un hombre/mujer, sus padres siempre serían ellos y los iba a querer siempre a ellos. Me dejo un poco sorprendido, pese a ser muy jovencito se dan cuenta de todo y es bonito que llegue a ese razonamiento y lo afronte de esa manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario