jueves, 3 de marzo de 2016

¿Por qué Facebook?

Soy vago y realmente no sé si existe alguna cura, pero bueno. Aquí estoy para hablar de algo que me atormenta. Busco un ápice de empatía con el lector, sentir que no estoy solo, que no soy el único al que Facebook y sus habitantes atormentan. Me sobrepasa, me parece inhumano, he pensado casi en el suicidio, no en el de mi cuenta, sino del que la lleva, véase yo.
Realmente tengo una cuenta personal de Facebook por la simple y pura publicidad que me genera. En esta red social, no tengo familia o no acabo de reconocer a algunos, me planteo su edad muchas veces también. Tampoco tengo amigos, ni amigas, tengo un grupo de visitas con una serie de apodos o nombres, hay de todo y casi siempre nada apunta a algo bueno. No sé que hago en Facebook.

Empezaré por la propia aplicación. El otro día me planteé algo, se me ocurrió por la mañana, soy de esos que se le ocurren cosas, y de vez en cuando las escribo para ver que opinan los seres de Facebook. No suele salir nada bueno, no sé porque lo hago, porque insisto, porque pienso que puede funcionar, que puede modificar el pensamiento de una persona, me aburren las discusiones por Facebook, joder, mucho. Cuanto poder genera la distancia, un teclado y un ratón. No solemos ceder, creemos que tenemos "la verdad" y es cierto, cada uno la nuestra y la defendemos a capa y espada.
Volvamos al tema, vi una foto de un toro que corneaba brutalmente a un torero, el asta le entraba por debajo de la mandíbula y le salía por el carrillo. No apoyo en absoluto la tauromaquia pero celebrar una cogida me parece de ser poco humano. No deja de ser una persona que tortura a un animal hasta la muerte, correcto, pero me niego a ponerlo al nivel de un toro, en este caso. No le deseo la muerte a ninguno diestro, simplemente deseo el cese de dichos "espectáculos". No puedo proseguir sin decir que todos aquellos que celebran la muerte o el daño a un torero, se están convirtiendo en aquello que odian tanto, incluso creo que en algo peor, por eso de ser una persona, con una serie de capacidades que lo diferencian de los animales. Bueno, denuncié aquella foto por promocionar violencia gráfica y días después me respondieron que no infringía sus normas, las del Sr. Zuckerberg (si lo he buscado en Google). Antes de tener la resolución de mi indignación en forma de denuncia, escribí esto en Facebook:

Un pezón no, pero una foto de un torero corneado explícitamente por el cuello, sí.

 Facebook.

Sinceramente dudo que muchos de los que lo leyeron lo entendieran, también dudo de algunos de los que le dio a "me gusta". Tuve varios comentarios, uno que me enseñaba su pezón con una captura de una foto que había subido hace un tiempo. A la que respondí con: Mejor me lo pones, pezones femeninos no, a tope con el machismo... Había otro comentario, como ya he dicho antes, decía textualmente: Al Facebook le va lo gore. Tuve la necesidad de no responder a tal sandez, no se trataba de algo cómico y el brusco inicio "Al Facebook" no me acababa de convencer mucho, lo siento. Mi cabeza no comprende porque se censura un pezón femenino y cosas tan violentas como la imagen antes descrita, no. No sé que hago en Facebook.

La definición que nos proporciona la RAE de pezón es: Parte central, eréctil y más prominente de los pechos o tetas, por donde los hijos chupan la leche. Como podéis ver, los hombres carecemos de pezones según la Real Academia Española, por eso supongo que no existe una censura para el no pezón del hombre en Facebook, menuda estupidez. Si atendemos a las diferencias visuales entre ambos vemos que son insignificantes, no existe nada que pueda atormentar a nadie si lo ve por su página de inicio, no creo que ningún niño se asuste actualmente por la presencia de un pezón en una red social. No deja de ser una presencia más de machismo, que está ahí y que la gente pasa completamente de ella, no le da importancia alguna y lo ve como algo normal el hecho que una mujer deba taparse el pezón. Es curioso el motivo por el cual tenemos pezones... Se debe a que en una fase temprana de nuestro desarrollo en el vientre de nuestra madre, empezamos siendo todos del sexo femenino, de ahí la existencia tanto de pezones como de un pequeña linea entre testículos, que iba a ser, en un principio, los dos labios de la vagina.
La censura en Twitter es escasa y selectiva. Esta red social se adapta a las leyes de cada país, sin afectar a los demás, para censurar tweets que pueden afectar de manera notable a un país en concreto, como los nazis y Alemania. No sé que hago en Facebook.







Una vez abarcado el tema pezón, pasaremos al de la banderita francesa que se lucía de fondo en las fotos de perfil de miles y miles de personas ingenuas. De veras creían que aquello que estaban haciendo ayudaba de una manera u otra, con un supuesto apoyo moral a todas las víctimas. Tampoco nos vengamos arriba, porque tal como vino se fue. Todas esas personas, que lucieron la bandera, decidieron que todas las vidas que se perdieron en aquellos atentados estaban por encima de otras muchas muertes que se producen día sí y día también, ya sea por casos de violencia de genero, refugiados en busca de algo mejor o simplemente esos Sirios que nadie quiere. La culpa no es 100% de ellos, Facebook tiene bastante de ella también. Habilitar una bandera francesa de fondo, pero sin perder todo el encanto de tu foto de perfil, de una manera muy sencilla, con un simple click. Cayeron como borregos, llamados por una nueva notificación, por una nueva manera de aparentar ser un comprometido con todas y cada una de las causas, nuevos likes para llenar un ego que estaba a medias. No puede aguantarlo, la sangre me ardía, mi sentido de la justicia me llamaba a gritos, debía expresar que aquello era una maldita mierda. Hubo víctimas tras mis comentarios, una chica que sentía una necesidad, que no entendía ni compartía, de mostrar su apoyo contra todo lo ocurrido detrás de un ordenador o un móvil. Aún conservo un regusto a victoria, su foto desapareció tras mi última contestación, tenía argumentos suficientes y los suyos solo se apoyaban en una sola cosa, la absurda solidaridad con las víctimas. Hubo cuatro o cinco personas que indicaron que una de sus repuestas le gustaba, me pregunté si justamente aquellas personas la apoyarían también si dijese que el cielo es verde... No quiero ser malo, lo siento, si ella tenía un pensamiento equivocado, cinco personas más también lo podrían tener... No sé que hago en Facebook.


No paro de ver publicaciones de imágenes, textos o vídeos de maltrato animal compartidos una y otra vez por jóvenes. Añaden su propio comentario personal insultando e incluso deseando la muerte a todo aquel que maltrata uno. Cabe añadir, que en el momento en el que entras en la descalificación, pierdas cualquier tipo de argumento que tenga un mínimo de peso. Todo esto me hace pensar en los valores de los actuales jóvenes, me da algo de rabia, debo reconocerlo. No digo que no sea algo contra lo que no se deba luchar pero, actualmente, están ocurriendo autenticas barbaridades entre los propios seres humanos. Siempre me quejo de la intensa importancia en el animal y de la despreocupación en los nuestros, los humanos. Solo hay que poner la tele y ver un informativo.
No hace mucho, un hombre tiró a una niña de apenas un año por el balcón de un primer piso, anteriormente, la madre de la criatura lo pilló en la habitación de la niña abusando sexualmente de ella. Esto que acabo de contar, me parece mucho más grave que la muerte de una maldita cría de antílope en el zoo de Barcelona. Y creo que no hace falta que diga cuantas veces vi compartida una y cuantas la otra. La prensa también se aprovecha, sabe que es lo que entristece a la gente y lo que más la mueve en Facebook, un puto animal. No sé que hago en Facebook.


En Facebook existen muchos tipos de usuarios:

- Los usuarios a partir de los 40 que no paran de compartir y compartir, con la finalidad de saciar un vacío interior que viene cultivando toda su vida. Comparten sin mucho criterio, vídeos de gatitos, de recetas, de bailes, de manualidades, publicaciones de Cabronazi, frases motivadoras y frases para que se sientan aludidos otros usuarios, no nos olvidemos de esta última. Intentan vender a sus amigos virtuales una felicidad diaria inexistente, con el fin de llenar esa carencia. Se puede ver de manera sencilla de que pie cojean con simplemente entrar en su perfil y ver todo lo que te ofrece.
- Los usuarios jóvenes, su meta es simplemente triunfar en Facebook con métodos que pueden llegar a rozar el ridículo y lo lamentable. Fotos en todos sitios y a todas horas con frases que van desde Pablo Alborán hasta Pxxr Gvng. Todas estas están llenas de personas etiquetadas de otros seres de su mismo grupúsculo, el fin es augmentar su número de likes para... seguramente sea para alguna cosa... creo.
- Los usuarios que se dedican a hacer buenas acciones pero desde su sofá con su móvil. Su misión es dejar constancia, para el disfrute de sus "amigos", lo bueno que es y lo comprometido que está con toda causa.
- Los usuarios que tienen una cuenta para un único propósito, se dividen en dos ramas:
             · Jugar a juegos hasta agotar todas sus vidas, incluidas la del propio jugador, y pedirte que le                envíes alguna cuando carezca de ellas.
             · Por mero cotilleo, alcahueteo, chismorreo, comadreo o murmuración.
- Los usuarios que mantienen una lucha constante sobre un único tema en su perfil. Alcanzando y tocando el extremismo en algunas de sus publicaciones. Dejan de ser perfiles de una persona y pasan a ser asociaciones contra algo en concreto. Personalmente, me resulta cansino y creo que hay otras plataformas para llevar a cabo ese tipo de publicaciones, creo que en Facebook se pierden.
- Los usuarios que conviven con la red, comparten, opinan y cuelgan fotos y vídeos, en su justa medida. Hay pocos pero están, conviven con toda la otra fauna.

¡NO SÉ QUE HAGO EN FACEBOOK!